Poesía de Juan Lapeyre

La mente, ese océano en que cada forma …

Casi al terminar la tarde

 


Al borde de este cansancio
está mi cuerpo pensando en la noche.

El límite se acerca, suave,
colándose sin barullo entre los papeles.

Se decoloran las esquinas,
el aire mate se apaga sobre los muros,
las voces pesan más.

Todo se detiene un instante apenas,
apenas percibido como un suspiro
o un resplandor fugaz.

La caricia de las cenizas se hace larga
y se duerme sobre escritorios y camisas.

En las palabras se siente
un temor pálido, una aprensión reprimida,
ojos que cierran el libro cuando se acercan.

Se adelgaza hasta hilarse con el aire
la sensación de irse mientras se quedan.

Suena un río íntimo tras las paredes,
arrastrando las sospechas,
sellando.

Como las estáticas que susurran
entre las líneas de tráfico,
se extingue el día,
se está callando.

Y en este momento, nada significa
sino
un golpe de viento que mueve
los párpados.

 


De la foto: AtribuciónCompartir bajo la misma licencia Algunos derechos reservados por Photofinish 2009

VN:F [1.9.6_1107]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.6_1107]
Rating: 0 (from 0 votes)
Be Sociable, Share!

Poemas relacionados:

  1. Exchanging glances
  2. Ella decía palabras
  3. he recuperado del olvido
  4. Mare nostrum
  5. el aire que conversa con los cuerpo
  6. Lugar de la verdad
  7. TARDE
  8. Despertar cotidiano
  9. Desaparece y acaba

Thu, January 13 2011 » situaciones

Leave a Reply

goin up