Poesía de Juan Lapeyre

La mente, ese océano en que cada forma …

Pensar es un placer perverso

Es absurdo decir que no sé qué pensar. Es absurdo no saber qué pensar. Es absurdo no pensar. Y, sin embargo, son freses que transitan a diario y llenan los medios de transporte. Son ellas o sus máscaras. “No sabe /no opina”, “Se encogió de hombros”, “Cerró los ojos y empezó a roncar”, “¿Qué quiere que diga?”, “¿Mmm?”, y miles de variantes, mutaciones más espantosas que el último virus de computadora.

Pensar es un deleite. Un placer, si lo queremos confesar. Pero a veces este placer se convierte en una especie de onanismo, en especial, cuando se imita el pensar con los intentos de intelectuales fatuos que juegan a combinar términos sin tocar su experiencia. Me sentía así cuando escuchaba a mis colegas universitarios hablar de la violencia y de la clase oprimida, de los problemas sociales y de la aplicación de la teoría en boga, sin responder desde sus neuronas a las preguntas básicas. Antes bien, primero devoraban libros y artículos para construir nuevos libros y artículos sin sustancia. Creo que sólo se puede leer si uno primero piensa por sí mismo y siente la “resistencia” de la realidad a dejarse encajar en las ideas.

Ahí es donde empieza el deleite de pensar, en lo que Hegel decía “el esfuerzo del concepto”. Pensar es un placer porque pensar está entre el mar y la arena: el límite cambiante entre lo que entiendo y lo que es.

etiquetas technorati: , ,

VN:F [1.9.6_1107]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.6_1107]
Rating: 0 (from 0 votes)
Be Sociable, Share!

Poemas relacionados:

  1. Descanso en este día sobre el muerto
  2. Descanso en este día sobre el muerto
  3. cuando sales a la calle / cuando no sales
  4. ¿Por qué leer hoy?
  5. un paraíso en este caos
  6. Sonrisa del alma
  7. Pensar con el corazón
  8. Asombrado del cuerpo y sus maneras
  9. Heurística

Wed, August 16 2006 » reflexiones

Leave a Reply

goin up